Inteligencia Colectiva

Posted on Posted in Educación

Nos hemos vuelto exploradores de nuevo, pero hoy no estamos embarcados en la aventura de conocer nuevos territorios o conquistar a otras poblaciones, sino el de explorar las nuevas y diferentes formas de conocimiento que encontramos en este nuevo horizonte conocido como, el ciberespacio. Hoy las nuevas técnicas de comunicación por mundos virtuales replantean en forma distinta nuestro vínculo social alrededor del aprendizaje recíproco, de la sinergía de las competencias y de la inteligencia colectiva, ya que a diferencia del pasado, ahora tenemos la posibilidad de pensar colectivamente en esta aventura y de influir en ella. 

Según Pierre Lévy, director de la cátedra de Inteligencia Colectiva de la Universidad de Otawa, “somos inteligentes colectivamente gracias a los diferentes saberes transmitidos de generación en generación… internet permite una comunicación de tipo transversal y una mejor explotación de la memoria colectiva”.  Sin embargo, este autor enfatiza el hecho de que la red, tal cual la conocemos ahora, debe emigrar a la red semántica, con el fin de optimizar los buscadores y organizar el contenido.

Pero, ¿qué es Inteligencia Colectiva?,  en palabras de Levy:

La inteligencia colectiva es una forma de inteligencia que surge de la colaboración y concurso de muchos individuos o seres vivos de una misma especie. Hoy es un término generalizado de la cibercultura o la sociedad del conocimiento.

Inteligencia colectiva es la capacidad de las comunidades humanas de evolucionar hacia un orden de una complejidad y armonía mayor, tanto por medio de mecanismos de innovación, como de diferenciación e integración, competencia y colaboración

“Es una inteligencia repartida en todas partes, valorizada constantemente, coordinada en tiempo real, que conduce a una movilizacio?n efectiva de las competencias (…) el fundamento y el objetivo de la inteligencia colectiva es el reconocimiento y el enriquecimiento mutuo de las personas y no, el culto de comunidades fetichizadas (Levy, 2004:19). 

El ideal de la inteligencia colectiva implica la valoración técnica, económica, jurídica y humana de una inteligencia repartida en todas partes con el fin de desencadenar una dinámica positiva del reconocimiento y de la movilización de las competencias. Esta capacidad humana de aprendizaje, creación y re-creación del conocimiento es inherente a su evolución, lo novedoso es la posibilidad de circulación, intercambio y re-creación en espacios, tiempos y lugares diversos y en tiempo real. 

En ese sentido, tal como apunta De Vicente (2005) en su excelente síntesis de la inteligencia colectiva, la web 2.0 posibilita la evolución dinámica de los objetos y otorga a los usuarios de internet la posibilidad de convertirse no solo en consumidores de la información, sino en verdaderos actores con un potencial de confección y difusión del conocimiento insospechado. Actores que están conectados en red , la cual está interconectada con un número creciente de puntos con cada vez mayor frecuencia; situación que da lugar al deseo de comprender mejor las actividades de estos colectivos , de cómo los comportamientos y las ideas se propagan , de cómo las noticias viajan de un punto a otro a través del planeta, etc. El auge de las comunidades virtuales parece haberse convertido en un verdadero reto a nuestra comprensión.

Aplicar la metodología de la inteligencia colectiva en educación implica convertir el aula en una red de conocimiento con la facilidad de crear comunidades de práctica de aquello que aprendemos. Todos los alumnos e incluso el propio profesor, se benefician del trabajo cooperativo, de forma distribuida pero con la coordinación acertada del profesor que propone el tema a trabajar (Blog of CI, 2014).

“La educación es la inteligencia colectiva, ya que ésta establece la mayor diferencia entre individuos, grupos y sociedades. Su función  es el desarrollo humano en una determinada área que incluye la seguridad física y psicológica, el desarrollo económico, el desarrollo de la experiencia existencial a través del arte, el desarrollo de las herramientas de poder sobre el mundo material a través de las ciencias y el desarrollo o la conservación de los intereses de un grupo social dominante a través de su propia ideología .  Por lo tanto, la educación no es algo que se recibe y desarrolla fatalmente, como la cultura, sino algo que se puede programar y cambiar según un objetivo más consciente.” Majfud (2008)

En los entornos virtuales de aprendizaje, la inteligencia colectiva se beneficia de las herramientas colaborativas de la web 2.0. Entre las más importantes se pueden mencionar la wikipedia, youtube, flickr, los blogs, facebook y twitter, entre muchas otras (De Vicente (2005).  Cada vez que los individuos se relacionan, la red se encargará del resto. Su función consiste en trabajar como catalizadora para las comunidades emergentes y como agente estructural. Mediante ésta discutimos, intercambiamos conocimientos individuales, construimos conocimientos y memorias colectivas y compartimos nuestras mejores prácticas. Así, la inteligencia colectiva bien aplicada estimulará la formación de una comunidad de aprendizaje formada por los alumnos y el profesor y la web 2.0.

Se puede promover la inteligencia colectiva a través del trabajo colaborativo en las aulas, del uso de las TIC’s particularmente aquellas relacionadas con la web 2.0, fomentando el desarrollo de competencias en los profesores y alumnos y mejorando la infraestructura tecnológica en los centros educativos. De igual forma, se pueden llevar estos postulados como un derecho de cualquiera para la formación que facilite el desarrollo personal. Debe ser parte del ejercicio pleno de la ciudadanía el contar con los elementos necesarios para coexistir con los avances de este siglo (Fernández, 2014).

En el universo de la web 2.0 la inteligencia colectiva encuentra su máxima expresión en la wikipedia. No solo se trata de un esfuerzo colaborativo para escribir una enciclopedia, sino que promueve la filosofía de crear para compartir. En este proyecto, nadie es dueño de la verdad absoluta, pero todos los que contribuyen son “propietarios” del contenido que generan hasta que alguien más contribuye.

En un colectivo inteligente, sus integrantes reconocen que este espacio virtual para nada es estático y por ello se plantean como objetivo la negociación permanente del orden de las cosas, de su lenguaje, del desglose y la definición de sus objetos, la reinterpretación de su memoria. Todo ello con el propósito de no ceder a desórdenes o relativismos absolutos, a sesgos religiosos o políticos, culturales o étnicos. Con la tarea titánica de ser en los entornos “virtuales” para volver a estar en el entorno “humano”, una utopía dentro de otra. 

Esta “nueva era” convoca a un nuevo humanismo que incluye y ensancha el “conócete a ti mismo” en “aprendamos a conocernos para pensar juntos” y que generaliza el “pienso, luego existo” en “formamos una inteligencia colectiva, luego existimos como comunidad eminente”.

Referencias

  1. Blog of collective intelligence. (2006) Web 2.0 marries collective intelligence. Recuperado el 23 de septiembre de 2014 de http://blogofcollectiveintelligence.com/2006/11/25/web_20_marries_collective_inte
  2. Lévy, P. (2004). Inteligencia colectiva. Por una antropología del ciberespacio. Washington D.C.: Organización Panamericana de la Salud. Recuperado el 23 de septiembre de 2014 de: http://inteligenciacolectiva.bvsalud.org/public/documents/pdf/es/inteligenciaColectiva.pdf
  3. De Vicente, J. (2005). Inteligencia colectiva en la web 2.0 En: Baigorri, L. et al. (Ed) Creación e inteligencia colectiva. Andalucía: Asociación CulturalComenzemoss Empezemos. Recuperado el 23 de septiembre de 2014 de: http://www.zemos98.org/festivales/zemos987/pack/creacioneinteligenciacolectiva.pdf
  4. Taringa! (2007) La inteligencia colectiva es nuestra más grande riqueza. Recuperado el 23 de septiembre de http://goo.gl/Ws59XV
  5. Majfud, J. 2008. La inteligencia Colectiva. Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI). Recuperado de http://www.rieoei.org/jano/2430Majfud.pdf

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *