Bajo el sol de Toscana

Posted on Posted in Vida Diaria

Me gusta ir al cine. Y me gusta una buena pelí­cula con los elementos apropiados: algo de violencia, algo de sexo, algo de suspenso, algo de acción. Una película normal, pues. Pero a veces, hay que ir al cine a ver una pelí­cula rosita, porque tu esposa/novia/amiga/prospecto/ligue te lo pide. Entonces hay que hacerse a la idea de chutarse dos horas de melodrama, lágrimas incluidas y “romanticismo” destilando de la pantalla.

Bajo el Sol de Toscana, en una primera lectura, podrí­a catalogarse como eso, una pelí­cula rosa. Sin embargo, de vez en cuando, uno se lleva sorpresas agradables. La trama es muy sencilla y bien llevada. Cabe aclarar que el guión de la película está basado en una autobiografía.

Frances Mayes (Diane Lane) es una escritoria que, al divorciarse, cae en una depresión. Su mejor amiga, Patti (Sandra Oh) le obsequia un viaje a la Toscana, campiña italiana para levantarle el ánimo. Durante el viaje, Frances encuentra una casa semi derruida que en “ataque de locura” acaba adquiriendo. Al conocer a sus vecinos y a la gente que le ayuda a remodelar la casa (un trio de polacos), Francesca, que es como ahora la llama, encuentra varias razones para olvidar su melancolía y seguir con la vida.

Jeje, pues si. Parece un capítulo de “Mujer, casos de la vida real”, pero no es así. La magnífica fotografía y lo bien manejado de las emociones hacen de esta película un deleite. Su directora y guionista Audrey Wells logra un ambiente cálido a lo largo de la película. La excelente actuación de la Lane, nos convence como la típica mujer treintañera en busca de si misma, en un país donde no conoce el idioma o las costumbres, pero donde su sentido del humor y su capacidad de reirse de si misma dan credibilidad al personaje.

El resto del elenco hace bien su papel. Lindsay Duncan (Katherine) que parece un personaje salido de las películas de Fellini es soberbia. El trio de albañiles polacos simplemente simpáticos y hasta los galanes son agradables.

Ahora, independientemente de la moraleja de la película, que para las mujeres es bastante claro, yo me quedo con la fotografía y la manera de “vender” las constumbres, la comida y los paisajes de la campiña italiana. Hasta dan ganas de mandar todo a volar y comprar una casa en la Toscana. Y claro, hacer un viaje a la Toscana 😀

One thought on “Bajo el sol de Toscana

  1. Mi buen Longino, espero que aún recuerdes a este amigo/alumno de la biología de campo de sistemas arrecifales de veracruz de por allí de 1998, con Amaya, Asdrúbal, Aquiles y algunos otros mas. Obviamente bien dirigidos por el buen Mario Lara, El Dr. Skipy Garcia Saez, el Tapón, Mc. Clauss, La Dra Jena Rosado (que era mas biliosa que cascarrabias) y pues también Tú.
    Un gran equipo humano y una inolvidable experiencia. Perdimos el contacto y te digo que vivo en Puebla desde 1992, me casé, tengo 3 hijos que son mi vida y me encantaría saber algo mas de tí.
    Te mando un afectuoso abrazo.
    Marco Bonilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *